El Seguro de las “Viviendas Turísticas”

La Ley 8/2012 (Ley del Turismo de Les Illes Balears) relaciona un amplio régimen de responsabilidades que recaen directa o indirectamente sobre el titular de la explotación y lo acompaña, como no podía ser menos, de las consiguientes sanciones en caso de infracción.

Un caso muy particular es el de la comercialización de las estancias turísticas vacacionales.

¿Nuestra responsabilidad, y por tanto nuestro patrimonio, estará correctamente protegido si la póliza de seguro de hogar de nuestra vivienda contempla simplemente que esta se destina a alquiler?

Lo cierto es que muy probablemente no: Si examinamos los contratos de seguro de hogar, veremos que estos excluyen de su cobertura de responsabilidad civil la derivada de la explotación de actividades industriales, profesionales o comerciales, como es el caso de la comercialización de estancias turísticas. Y no debemos olvidar, además, que la Ley del Turismo Balear define como empresa turística cualquier persona física o jurídica que, en nombre propio, de manera habitual y con ánimo de lucro, se dedica a la prestación de algún servicio turístico o a la explotación de algún recurso.

En consecuencia,  consideramos que el alquiler al que se refieren estos seguros es el regulado por la Ley de Arrendamientos Urbanos y no bastará la mera mención a que la vivienda se destina a alquiler. Para determinar, por tanto, cuándo un alquiler está sometido a la LAU o a la legislación turística y cuándo recae sobre el propietario la calificación de empresario y su régimen de responsabilidades, bien sean fiscales, mercantiles o civiles,es recomendable disponer de un correcto asesoramiento.

Por último, una llamada al sentido común: no todo lo que ocurra en una vivienda es culpa del propietario o del explotador; debe haber algún tipo de acción u omisión negligente para que exista imputación de responsabilidad.