Las empresas mueren; el talento, no.

Winston Churchill sentenció que “las actitudes son más importantes que las aptitudes”. La realidad es la que es… y también es como la hacemos. Ante las circunstancias, uno se puede dejar llevar, puede rendirse, luchar, deprimirse y…, por qué no, ¡echarle un poco de imaginación! Read more…