Los mejores créditos en un momento de sequía

Menos crédito y más caro. Así se puede resumir el panorama actual de la financiación en España. La banca no solo ha subido los estándares de solvencia para poder acceder a un préstamo personal o a una hipoteca, sino que también ha ido incrementando los intereses que cobra. El resultado es una drástica reducción de la concesión de crédito y un pronunciado descenso de la demanda, presionada también por situación económica.

Según los últimos datos publicados por el Banco de España, el crédito total a hogares cayó en marzo un 3,9% interanual, mientras que en 2010 todavía subía un 0,2%. Ademas, la Encuesta sobre Préstamos Bancarios muestra que mayoritariamente las entidades financieras creen que la demanda de préstamos para la adquisición de vivienda se debilitó en el primer trimestre.

No obstante, todavía se salvan algunas ofertas crediticias, sobre todo las que lanzan las entidades financieras para vender sus viviendas en cartera. En ese caso, las hipotecas tienen premio con unas condiciones bastante más ventajosas respecto al resto.

Por otro lado, en los créditos al consumo, bancos y cajas optan cada vez más por personalizar los precios en función del cliente y su vinculación.

Aún así, los tipos hipotecarios y de préstamos a familias apenas han recogido los efectos de unos tipos oficiales de interés en mínimos históricos (se sitúan en el 0,5% tras el recorte de mayo).

El tipo de interés medio efectivo de los nuevos préstamos a la vivienda ronda el 3,2%, muy alejado de un índice de referencia euríbor que bate mínimos diariamente y marca en mayo una tasa provisional del 0,487%.

En el caso de los créditos al consumo, el interés medio asciende al 9,57%, más de un punto porcentual más que al cierre de 2012, mientras que en los préstamos para otros fines, el tipo medio es del 6,26%, ligeramente por encima que hace unos meses.

HIPOTECAS: La oferta más barata para comprar una casa ronda el 2% de interés

Desde que el euríbor intensificó su racha bajista, las entidades financieras no han dejado de blindarse contra el indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España. De forma generalizada, en los préstamos hipotecarios a tipo variable, la banca ha introducido un interés fijo inicial que ronda el 5%, aplica cláusulas suelo, exige un mayor grado de vinculación al cliente y ha subido los diferenciales que añade al euríbor. Así, el coste de la financiación se sitúa de media en el 3%.

Actualmente, la oferta más asequible es la Hipoteca Naranja de ING Direct para clientes, y eso que ha elevado el diferencial sobre el euríbor del 1,89% al 2,29% (si no se es cliente el precio sube al 3,49%). No tiene suelo ni comisiones, pero hay que tener domiciliada la nómina y contratar un seguro de hogar y vida. Cubre hasta el 80% del valor de tasación del inmueble con un plazo de amortización máximo de 40 años.

Le sigue la hipoteca de Uno-e, del grupo BBVA, que también ha incrementado un 0,50% los intereses sobre el euríbor, desde el 2,20% al 2,70% con fidelización y hasta el 3% sin vinculación. El periodo de amortización se acorta hasta 35 años.

En Caja España-Duero, la Hipoteca Net Fidelis ofrece euríbor + 2,50%, pero el primer año tiene un tipo fijo del 3,50%. Requiere llevar la nómina, realizar compras con tarjetas, mantener un seguro de vida y hogar y contratar un plan de pensiones. La comisión de apertura es del 0,50% y solo financia importes iguales o inferiores al 60% del valor de tasación o escritura. El plazo es de 40 años para jóvenes.

También comercializa un diferencial del 2,50% sobre el euríbor Openbank, la entidad online de Banco Santander. La pega es la alta vinculación (nómina, recibos, tarjetas y seguros), sin la cual el tipo de interés sube al 3%. No tiene comisión de apertura, pero es a 30 años con un límite máximo de financiación del 70% del precio de compraventa.

A un 2,64% sobre el euríbor presta la Hipoteza Azul de iBanesto, pero es igualmente a 30 años y con gran vinculación.

Diferenciales más atractivos, incluso el 2,25%, anuncian la Hipoteca Activo Plus, de Activo Bank, y la Hipoteca Ahorro Joven de Banco Popular. Sin embargo, cuentan con un suelo hipotecario del 3% y del 3,5%, respectivamente. En Liberbank y Banco Sabadell, la cláusula suelo llega al 4%.

Solo en el caso de adquirir una casa propiedad del banco, los diferenciales bajan del 2% y la financiación es del 100%. La Hipoteca Altamira de Santander presenta un euríbor + 1,25% sin necesidad de adquirir ningún producto adicional. La Hipoteca Aliseda de Popular ofrece un 1,25% sobre euríbor los dos primeros años y el resto del tiempo, un 1,75%.

En las hipotecas a tipo fijo, la horquilla de precios oscila entre el 5% y el 16%.

PRÉSTAMOS AL CONSUMO: Los apuros y los caprichos se pagan al 8% como mínimo

Bien para afrontar un gasto imprevisto o bien para costear un capricho, los préstamos personales y al consumo tienen la ventaja de que suelen adaptarse a las necesidades del consumidor. Sin embargo, el gran inconveniente son los altos intereses, que superan el 20% en el caso de los créditos rápidos. Además, los periodos de devolución suelen ser cortos, desde una quincena hasta unos diez años.

La mayoría de las entidades financieras estudian el perfil del cliente antes de fijar el tipo de interés definitivo del préstamo, que suele bajar a medida que aumenta la vinculación.

Entre el amplio catálogo que existe, destaca el Préstamo Estrella Exprés de La Caixa con un tipo de interés cero para importes pequeños (de hasta 2.000 euros) y amortizable en tres, seis o diez meses.

En BBVA financian la compra de un coche a diez años a un interés que puede llegar al 6,50% TIN si se domicilia la nómina y se contrata un seguro de protección de pagos. El TAE asciende al 10,20% teniendo en cuenta la comisión de apertura del 2,20% y demás gastos.

Solo para buenos clientes, Cajastur, de Liberbank, concede préstamos en torno al 8% de interés. Para el resto, el precio supera el 9%.

Evo Banco, perteneciente a NCG Banco, anuncia el Préstamo Inteligente Evo para un importe máximo de 50.000 euros. El interés es del 8% TAE a un plazo máximo de ocho años. Es preciso tener domiciliada la nómina, cinco recibos, la pensión o la prestación por desempleo, pero no cobra ninguna comisión.

Oficinadirecta, de Banco Popular, comercializa un préstamo personal de hasta 30.000 euros a un tipo fijo del 8% y con carencia de hasta 12 meses. Requiere la domiciliación de ingresos mensuales al menos dos recibos, además de la contratación de tarjetas 4B y Visa. Cobra una comisión de estudio del 0,5% y del 1,5% por apertura.

Banco Sabadell dispone de la Línea Expansión, un crédito de hasta 5.000 euros preconcedido a los clientes de la Cuenta Expansión. El tipo de interés es del 10,69% TAE a devolver en un plazo de entre tres y 24 meses. Según HelpMyCash.com, el portal especializado en finanzas personales, se contrata por internet o por teléfono sin ningún papeleo o firma ante notario. Eso sí, requiere domiciliar la nómina y recibos. Fuente: Cinco Dias.